La picaresca en el sector del embalaje

La picaresca en el sector del embalaje
Picaresca sector embalaje

En la actualidad, prácticamente la totalidad de las empresas que nos rodean son consumidoras de materiales de embalaje estándar, como puede ser el precinto, film estirable, bolsas de plástico de distintas galgas, bolsitas de cierre rápido, etc.
Dentro de esta familia de productos, podemos encontrar un elemento común, en todos estos casos hablamos de comprar plástico (polietileno, polipropileno), a tantos euros el kilogramo.

¿Cuales son los «truquitos» que se han podido conocer en el mercado, aplicados a estos productos para mejorar sus márgenes? ¿Cómo podemos detectarlos?

Las prácticas más mencionadas siempre han sido el recorte de metros, el ensanche del mandril de cartón para aumentar el peso por bobina, la falta de unidades en paquetes de grandes volúmenes de unidades, etc.

Si una bolsa pesa: 0,03 gramos, ¿cuantas bolsas tengo en 1324 gramos?.
Si cinco metros de precinto pesan 4,3 gramos, ¿cuantos metros tengo en 243 gramos que pesa esta bobina sin mandril?.

Y como resulta evidente al mencionarlo, la forma mas sencilla para controlar estos aspectos, parten de hacer un seguimiento del propio peso del material, excluyendo cualquier elemento que intervenga en su peso real. Es decir, tenemos que eliminar cualquier cartón, mandril o embalaje supletorio para pesar únicamente el propio consumible.
Tras este ejercicio, tan solo nos quedará empezar con las sencillas reglas de tres. Si se repiten estos ejercicios cada cierto tiempo y se reflejan sobre una tabla, además, podremos apreciar las oscilaciones de precio por familias.

Pequeñas recomendaciones de mucha utilidad.